lunes, 5 de octubre de 2009

Alguien

Siempre fui un hombre paciente. Incluso con
los pacientes de la clínica, con los que
no saben lo que quieren y con los que saben
lo que quieren y por más que lo intenten no lo van
a conseguir.
Yo soy de los que se sientan en la puerta
de su casa en verano. Con cervezas, vasos,
papas fritas y esas cosas. Me siento por que
me gusta. Y para ver pasar el cadáver
de mi enemigo. A veces no se da cuenta que
es un cadáver. Pero lo es.
A veces incluso lo saludo. Sólo para ver su reacción.
Tengo muchos enemigos. La mayoría no me conoce.
Pero yo soy paciente. Estoy esperando. Acechando.
Un error, un desliz. Una mentira
evidente. Cualquier cosa sirve.
Lo demás es la recompensa de los
que esperan. Por que yo no espero porque si.
Yo espero porque hay algo que esperar.
En la mayoría de los casos ese
algo es alguien. Y casi siempre vos.

9 comentarios:

Sol - Imaginario Desesperación dijo...

Me gustó mucho, muy buen estilo.
Ya que estás sentado en la vereda, cuando tu enemigo pasa podés probar estirar la pierna y hacerlo tropezar, ja ja.

Negro dijo...

A mi este poema me da mucha risa. Sobre todo la imagen de estar sentado en la puerta de tu casa, con papas fritas y cerveza, saludando al cadáver de tu enemigo. Es genial.

Sol - Imaginario Desesperación dijo...

Si quieren putearme háganlo, está todo bien, pero necesito entender algo: Negro y Matias son diferentes personas. Negro escribe aquí?? Es este Negro el que comenta en mi bloG? De no ser así igual caí en un lugar interesante, pero... En fin...

MatiAsF dijo...

No te voy a putear. Por supuesto que no. No sé si te lo voy a poder explicar por que ya me estás haciendo dudar, Sol. Por que yo siempre le digo al negro "Yo soy tu Tyler Durden, vos estás caminando sólo por Corrientes" y el negro se rie, pero se que en el fondo tiene un poco de miedo que sea cierto. Sobre todo por que piensa en que relación tendría yo con su mujer. Pero en realidad, creo, somos dos personas diferentes. Yo soy Matias, el que alguna vez creo este espacio de la nada y empezó a escribir. Por aca pasaron (y pasan) muchos otros que no escriben, pero no todos se quedan. Por ahora el único que se quedó (aunque no escribe) es el Negro. Además de eso es mi abogado defensor, mi corrector, consejero, editor, difusor y crítico. Un amigo el chabón. Pero se lo cobra. Con intereses. No te voy a explicar todo en este comentario, pero es así. Somos dos personas, no diria completamente diferentes, pero si, diferentes. Si querés te paso una foto de los dos. Y cualquier otra duda avisame que me puede servir para escribir la proxima historia. Besos, saludos y Abrazos.
Matias

messiel' cartous dijo...

yo me sentaría también en la vereda de tu antigua casa...pero no para ver pasar ningún cadáver, sino lo que ya sabés

Facundo dijo...

Muy bueno che, de esa manera da gusto esperar. Abrazo

lauro dijo...

Genial!!!
Ahora, ¿vale que tus enemigos despues te canten: ayer pase por tu casa....?
Abrazo!!!

La Rubia dijo...

Dichosos los que esperan porque serán recompensados, o algo asi, decía un importante libro.
Mas importante para algunos que para otros.

Me gustó mucho esto.

Anónimo dijo...

la dulce espera

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...