jueves, 17 de marzo de 2011

El cuadrado vicioso

A decir verdad, nadie tiene ganas de ponerse a leer las propuestas políticas de los diferentes candidatos y mucho menos ponerse a investigar corrientes o ideas alternativas a la dominante. Y eso es porque trabajamos mucho y la televisión necesita gente que la mire. Si no, no existe. Y porque después de un dia entero de ir de un lado al otro lo que quiero, lo que necesito es sacarme los zapatos y ponerme a ver televisión. No pensar. No hacer nada. Comer lo que hay. O pedir algo. O lo que sea. Ni en eso quiero pensar.
Pero… ¿Y si es al revés? ¿Y si estoy así por hacer esto? ¿Si estoy así por no pensar al final del día? Tal vez lo que necesito para cambiar es sólo probar de pensar un solo día, intentar cambiar algo. Incidir. Comprometerme. Estudiar las diferentes opciones, ventajas, desventajas. Posibilidades de cambio real y, por que no, utópicas. Reunir toda la información, comparar y, por una vez en la vida, actuar. Provocar un cambio que de verdad incida en nuestras vidas cambiándola radicalmente. Me imagino lo que va a ser tomare el control quizás por primera vez.
Yo ya decidí.
Un Phillips con pantalla LED de 42 pulgadas.

4 comentarios:

Negro dijo...

"Mientras el mundo sangra yo estoy en mi sofa. Y en vez de despertarme cambio de canal."

messiel' dijo...

El único premio que tiene el trabajador en esta sociedad es gastar en, por ejemplo, un LED de 42". Esto genera que muchos trabajadores que no tienen ganas de pensar lo hagan. Y así se producen muchos LED más!!, y como la canción del elefante que se sube a la tela de araña, el obrero de la fábrica de LED se compra el auto que fabricó el trabajador que se compró el LED.

messiel' dijo...

Excelente diseño Seba!. Por tus venas corre mezcalina

Seba dijo...

entonces te va a encantar el libro de poemas ilustrado de Mati que estamos haciendo. Proximamente en todas las librerías...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...