viernes, 29 de octubre de 2010

Pasos a Seguir

La muerte de Néstor me abrió los ojos. Creo que no vamos a estar acá por siempre, "meando en el océando" decía Rotman en un disco de Everlast. Entonces que? te preguntarás. Entonces hay que hacer algo. Anoté en otra lista inconclusa e inútil todo lo que debería hacer en un futuro demasiado cercano. Eran muchas cosas, la mayoria tenían que ver con escribir, pero también había algo de arte, stencil. Y luego se me ocurrío un calendario con gente común, financiado por las grandes empresas farmacéuticas. Pero eso es otro tema. Y es el problema también. No puedo enfocarme en una sola cosa. Es imposible! diría un personaje de Peter Capusotto. Entonces parece que no hago nada. Que mi vida es un compilado de saques desde el circulo central (sé que hay algún que otro gol...) y que nunca llega a nada. No se completan los 90 minutos. Por invasión del campo, mal tiempo, buen tiempo, demasiada gambeta, mejores planes, bebidas espirituosas, chocar con el mundo, y un largo e inconcluso etcétera. Emos. Hemos terminado cosas. No nos fue tan bien como esperabamos. Tampoco tan mal. Empiezo demasiado (aquí hay un link interesante). Creo que una vez más Calamaro tiene razón cuando dice "Para parar hay que empezar algún día, Y yo no puedo dejar de empezar". No se si es un defecto o una virtud. Quizás todo lo que empiezo alguien en algun momento y en algún lugar lo va a terminar. Quizás no. Muchos compositores dejaron cosas inconclusas. Eso me recuerda una antigua frase: "No dejar proyectos inconclu   ". Erámos tan buenos. Acabo de leer la primera frase del texto y me rio sólo. Los mejores chistes me salen sin querer: comprobado. Lo que quería decir, ahora en serio, es que voy a centrarme en algo y terminarlo "a como de lugar" (nunca entendí esta frase. No sería mejor "acomodé lugar"? pero tiene otros sentidos) Entonces ya se que todos están pensando cual será. O si va a ser algo nuevo. La cuestión es que tiré una moneda imaginaria y la moneda cayó en un lugar bastante extraño. Sé que todos pensarían que iba a ser la supermegabanda. O el libro de 2 pesos. O la ANG. O Ranchapart Inc, O el SupermegaStencil. Pero no. La moneda cayó en Mexico. Voy a escribir "No hay vegetariano que no pueda desayunar en Mexico". Es decir: voy a terminar de escribirlo. A como dé lugar. Y no voy a hacer nada más. O casi nada más.

3 comentarios:

Negro dijo...

Parece que vas a necesitar muchas comidas para terminar el libro. Karo, andá poniendo un plato más.

Anónimo dijo...

anoche soñe que me cortaba un dedo, en el sueño me reia del dedo mocho... pero cuando me desperte fue lo primero que mire... esta sano!!!

Seba dijo...

parafraseando a Calamaro digo que esta vez la moneda cayó por el lado de la soledad... pero, y esta vez pàrafraseando a Sábato, si estás dispuesto a sufrir, a desgarrarte, a soportar la mezquindad y la malevolencia, la incomprensión y la estupidez, el resentimiento y la infinita soledad, entonces sí, querido Mati, estás preparado para dar tu testimonio

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...