jueves, 15 de julio de 2010

El juego de la oca

Una noche, sobrio en la ciudad de la furia, perdí la agenda con los números que había acumulado durante ocho años de trabajo y relaciones personales. Claro, nunca la encontré.
Una mañana en Humahuaca, me desperté y advertí que había perdido a mi mujer, pese a que todavía la tenía a mi lado, durmiendo. Con ella perdí mi casa, mis cosas -libros, discos, sentires-, una parte del tiempo que compartía con mi hijo, el auto que era de su mamá y, sobre todo, perdí irremediablemente el sentido de la ubicación. Ya nada iba a ser igual. Comprendí al perder lo más importante que en la vida -por lo menos en la mía- no existe el progreso: existen la mutación, el cambio, la inestabilidad y la estabilidad, los proyectos que se levantan y los que se desmoronan. Descubrí entonces que la vida podía ser el juego de la oca, que a cada paso se puede volver al punto de partida...
Una madrugada, casi un año después de haber perdido todo eso, perdí también la billetera con el documento, el carnet de conducir, la foto de mi hijo, las credenciales de mi trabajo, el carnet de la prepaga y toda la plata que tenía. Fue en una situación confusa en la que el alcohol -con muy poco- había logrado nuevamente que pierda la soberanía sobre mi propio ser: que dejara de decidir qué quiero y qué no quiero para mi.
Todo el tiempo pierdo papeles, a cada rato advierto que ya no tengo lo que creía atesorar, nunca encuentro lo que busco en el momento que pretendo y, lo más preocupante, me olvido de las cosas con una facilidad que me hace pensar que ya no soy la misma persona que fui. Hoy mi vida es asi y ya no sé si cambiará. Ojalá que si. Un poco de monotonía y de orden, un poco de calma, me vendría bien para después si largarme a la más osada de las aventuras en busca, una vez más, de cambiarlo todo. Animarme a recuperar lo que resigné y lo que me robaron mucho antes de lo que hubiera perdido todo lo que en estas líneas admito. Ese es mi deseo.

5 comentarios:

MatiAsF dijo...

A veces la única forma de ser soberanos es perder todo, dice Bataille, quien es verdaderamente dueño de si mismo es el que es capaz de sacrificar lo mas valioso para ser verdaderamente libre...

Bienvenido al Blog!

messiel' cartous dijo...

el desorden busca orden....y el orden, desorden. Aunque al ordenado no sabe lo que le espera.

Seba dijo...

enrique orozco! hoy a la tarde estuvimos conectados sin darnos cuenta, acá arriba te cuento con un hecho que te podría pasar a vos...

Subcomandante B. dijo...

Siempre tenemos las de perder y siempre vamos a perder cosas valiosas.
Creo que lo importante está en arriesgar todo con el valor/certeza de aceptar las consecuencias.
Nadie nos enseña a vivir ni hay un manuel sobre ello, la vida siempre nos va a sorprender.
Bienvenido!!!

Anónimo dijo...

"no Hay un Manuel sobre ello" interesante fallido...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...