martes, 15 de junio de 2010

Suerte

Con los $2 que me quedan en la billetera voy a ir hasta el quiosco de la calle Uriburu que tiene 4 máquinas con internet para contarles lo que les voy a contar. Pero para eso tengo que empezar desde que me levanté, después del lluvioso Lunes salí a caminar un rato para tomar el sol, abrí la puerta de calle y me olvidaba la billetera y un par de monedas que puse en el bolsillo sueltas y salí por la calle Cordoba, paré en un Maxiquiosco a comprar cigarrillos y pagué con $5, me dió el Phillip Morris de 10, me devolvió $2 (los que me quedan) y los puse al lado de los dos de $10 que quedaban adentro. Doblé en Cerrito y caminé hasta Yrigoyen, miré la vidriera del resago militar y ví un gorro de oficial de marina como el que tiene Kerouac en su personaje de La Vanidad de los Duluoz pero supuse que no me alcanzaba para comprarlo así que ni pregunté el precio y di la vuelta por dónde venía, yendo para el bajo pasé por la embajada de Francia y ví el cartel que decía: BICENTENARIO ARGENTINO: FRANCIA TE SALUDA, o algo así, no recuerdo bien. Seguí por Del Libertador hacia el lado de la Facultad de Derecho y decidí sentarme un rato en La Plaza Francia! Ahora me doy cuenta que no existen las casualidades, así que mirando para la facultad a un par de metros de Pueyrredón, me senté en el pasto en la posición del Loto (o parecida), me saqué el pullover de lana tejida a mano por la ex mujer del hermano del Subcomandante B y la campera Adidas azul de una ex novia de Misael que me prestó el pero que jamás se la devolví, me saqué los lentes y me dispuse a tomar sol escuchando música con el MP4 de mi hermano que hbía agarrado antes de salir. Hacía un rato largo que estaba así con el sol en la cara, dormitando casi cuando siento alguien al lado mío que me habla: - Loco te viá pegá un tiro... dame todo lo que tenés. En un tono calmado me lo dijo así que no me sobresalté y abrí los ojos lentamente y vi a los 3 pibes de gorrita deportiva campera y zapatillas que me rodearon. - Dame el Mp3, el celular y la guita - me dijo el que me había amenazado y estaba a mi derecha de cuclillas ahora, con la mano adentro de la campera Azul Francia! Posta que es verdad, mientras estoy escribiendo me acuerdo de estos detalles insignificantes para cualquier persona normal, así que le doy primero el Carlitos (como le dice mi hermano a su MP4) y le digo: - ¿Te gustan los Porretas?- Por que era lo que estaba escuchando. Me miró serio y no dijo nada, así que supongo que no los conoce, o pensaba que yo estaba loco, o que le estaba ofreciendo droga, no sé. Así que me pide el celular y como estaba sentado era difícil revisar los bolsillos, tranquilamente voy vaciando todo lo que tengo, primero saco el atado de puchos que enseguida lo agarró, después el Nokia 1100 que tengo que devolverle a MatíasF que me lo prestó, pero cuando lo ve me dice: - No, No.... -
- Es el único celular que tengo.... le digo. Y lo dejó en el pasto entre yo y él.
- Dame la guita. Me dice. Así que busco con bastante dificultad en el otro bolsillo y después se la doy.
- ¿Qué me está dando loco? Me dice después de agarrar mi billetera que está hecha con el envase Tetrabrik de Cindor que me regalaron Tosh y Karina el Sábado.
- Es mi billetera... así que se pone a mirarla y como no puede abrirla le arranca el botón que sirve como cierre, saca la plata y me dice -¿No tené más?-
- No... le digo, pero estoy seguro de que me había escuchado las monedas del bolsillo de atrás pero no me dijo nada.
-A ver... el bolsito...
- No tengo... esta es mi ropa le digo levantando el pullover y escondiendo un poco los lentes que son herencia de mi abuelo, pero son oscuros y graduados para mi miopía. Mi único bien preciado además. Creo que los vió pero tampoco le dió bola, para mi alivio...
- Mirá loco te viá devolvé tu cosas me dice y se saca el Mp4 de la campera, me lo da junto a la billetera y al celu de mati, agarra el atado y me dice que sólo agarra los $20 y me los muestra...
- ¿Me convidás un pucho? me dice, y otro para mi amigo....
- Sí, y dame uno para mí le digo pero agarra dos y me devuelve el paquete...
- ¿Me dás fuego? Me dice el que estaba adelante mío pero no había dicho hasta ahora nada... Busqué el encendor y se lo dí, me lo devolvió y prendí mi cigarrillo.
-¿Sabés por qué no te robamos? Me dice.
- No...
- Porque sos más pobre que yo.
- Sólo estoy desempleado...
- No me mandés a la Policía.
- La Policía me gusta menos que vos le digo....
Me da la mano y se van, a probar suerte con algún otro creo.
- Suerte!
Así que acá estoy $20 pesos más pobre nomás y con el botón roto de la billetera.
Pero tengo que pagar internet además que ya va por los $2, todavía me quedan las monedas en el bolsillo de atrás.

8 comentarios:

MatiAsF dijo...

Bienaventurados los que nada esperan, que nunca serán desfraudados...

messiel' cartous dijo...

se dan cuenta ahora lo que hace falta para que no haya tanta violencia no??...la paz de seba, y nada en los bolsillos. Felicitaciones amigo, esa es la actitud!!

Anónimo dijo...

eso es lo bueno de ser pobre, no hay nada que perder, mas bien mucho que contar...

Negro dijo...

Y después dicen que la delincuencia se soluciona con más, más y más policías en las calles. A partir de ahora: Ropa de lana, billetera de cartón reciclado, celular barato y sinceridad es suficiente para bajar los índices de robos callejeros.

Anónimo dijo...

ojalá tuviera algo más que ofrecerles amigos míos...

Anónimo dijo...

por ser vos mas pobre que ellos no te daba derecho a robarles vos?

Seba dijo...

a robarles no, pero como elijo ser pobre y libre y quiero seguir así, la próxima vez que alguien me obligue a abrir mi morral voy a sacar otro de mis recientes bienes preciados: un verijero de acero tandilense que me regaló mi buen amigo manteca

Subcomandante B. dijo...

Simplemente genial!!!
Felicitaciones Seba.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...