martes, 2 de septiembre de 2008

Vieja Violenta

Para Andrea, que para todos es Alejandra pero para mi no

Estábamos yo y mis drugos en la estación Korova, la del tren que va hacia el oeste. También había algunas débochcas y todos estábamos preparándonos para un recital, esas vesches que reúnen a todos los jóvenes del lugar, a donde todos de alguna manera querían asistir.

Habíamos reunido el dengo suficiente para algunas pizzas, cervezas y demás. Algunos llevaron algo de drencrom y velocet para cuando ya estuviésemos adentro.

La camaradería y nuestra condición hizo que un grupo de malchicos se acercaran a pitear con nosotros, algunos traían vino con cuchillos o cerveza con synthemesco en botellas de plástico cortadas. Les gritaban a las débochcas que pasaban dejando ver sus lapas y miraban de costado. Todos participaban, reían y nosotros también. El que más levantaba la glosa era un malchico con el litso alargado, que en su rota encajada en medio de una pera que tenía la forma de una bañadera antigua y tenía siempre en la ruca una botella o algo de moloco plus.

Cuando se hizo el tiempo de partir, ya las percepciones estaban bastante alteradas y los rasudoques también, ya era difícil videar con claridad y las normas de urbanidad y las buenas costumbres eran pasadas tranquilamente por alto. Por eso cruzamos todos la calle sin videar hacia los costados. En ese momento fue que apareció.

Mientras todos cruzábamos la calle, una sumca starria a bordo de un auto que creo que era un Torino marrón, pero también podría haber sido un Durango 95, avanzaba scorro directamente hacia nosotros. Si no era por nuestro crarcar la calle se llenaba de crobo. El auto debía haber pertenecido alguna vez a su marido. Quizás tuvo que ubivarlo para poder usarlo. Y ahora estaba rodeada de malchicos que la videavan amenazantes a través del sucio parabrisas. La sumca sacó lentamente las rucas del volante y escuchó el primer ruido.

¿Y ahora que pasa, eh?

Las rucas de todos comenzaron a golpear la chapa del auto mientras la golosa de mis drugos iba en aumento: Uno, dos, vieja Violenta, Uno, dos Vieja Violenta, Uno, dos, Vieja Violenta, UNO, DOS, VIEJA VIOLENTA....

La sumca starria solo atinó a llevarse las rucas a la golová, mientras todos empezaban a esmecar. Ella cerró los ojos,

Debe ser que la gente grande no entiende ya a los jóvenes.


Pequeño Nadsat ilustrativo

Drugos = amigos
débochcas = chicas
dengo = dinero
drencrom = droga
velocet = droga
pitear = beber
synthemesco = droga
litso = cara
ruca = mano
rota = cara
moloco = leche
rasudoques = cerebros
videar = ver
sumca = mujer vieja
starria = vieja, antigua
scorro = rápido
crarcar = gritar
crobo = sangre
golová = cabeza
golosa = voz
esmecar = reir


1 comentario:

subcomandante b. dijo...

genial!!!!!!
siempre quedara el viejo unodos!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...